El Estado contra el Pueblo

Dejando a un lado todas las definiciones filosóficas y semánticas sobre el Estado, en líneas generales podría decirse que el Estado es el aparato político de una nación. Así, no es ni más ni menos que una especie de organismo cuyo principal objetivo es la representación política de los ciudadanos y la defensa de sus intereses.

Obviamente, dado que todas las personas son diferentes y que los intereses individuales difícilmente coinciden, el Estado tiene que preocuparse de buscar, en todas y cada una de sus acciones, la defensa del interés general de la nación y, por tanto, de la población, quedando los intereses particulares en un segundo plano.

Los ciudadanos asumen que mantener este organismo tiene un coste, el cual debe ser financiado por el pueblo en su conjunto. Y es de sentido común suponer que el tamaño del Estado debe ser proporcional al tamaño de la población, más que nada para que dicho estado sea sostenible y no suponga una carga excesiva para la población. También es de sentido común comprender que cuanto mayor sea la población, por una mera cuestión de economías de escala, menor será la carga que soportará el ciudadano.

Actualmente circula la creencia, creencia errónea extendida por una minoría de la población con sucios intereses, de que los Estados pequeños son más fáciles de gestionar que los grandes. Si bien es cierto que los problemas de un Estado suelen ser proporcionales a su tamaño, la gestión y la financiación es más fácil cuanto mayor sea el Estado.

Sin entrar en mucho detalle, se trata sencillamente de una cuestión de poder. A la hora de negociar cualquier cuestión con otras potencias o entidades, no es lo mismo representar a 5 millones de personas que a 500. Esto se aplica tanto a cuestiones políticas, como económicas, militares o de cualquier otra índole.

La historia nos muestra que todas las potencias hegemónicas, aquellas que han sido protagonistas de la historia y que no han estado a merced de los acontecimientos, han sido precisamente aquellas que supieron expandirse, no solo militarmente, sino que fueron capaces de crear un proyecto político serio en el que tuvieron presente a todos aquellos pueblos que se fueron integrando en dicho proyecto. Esto es lo que Ortega explica en España invertebrada:

“No viven juntas las gentes sin más ni más y porque sí; esa cohesión a priori solo existe en la familia. Los grupos y las regiones que integran un Estado viven juntos para algo; son una comunidad de propósitos, de anhelos, de grandes utilidades. No conviven por estar juntos, sino para hacer algo juntos”

En la actualidad la situación es idéntica. Las principales potencias son aquellas que han sabido crear un proyecto político serio capaz de ilusionar a sus ciudadanos, como Estados Unidos, Rusia o China. En lo que respecta a la Unión Europea, se trata de una organización dedicada principalmente a promover el liberalismo a todas las esferas de la vida y que nunca ha gozado de la confianza de los europeos, pues nunca ha sido vista como un proyecto político viable.

Separatismo

Sin duda este es el principal problema de Europa. A la falta de proyecto político supranacional serio se le une un proceso de balcanización casi todas las naciones. Los antiguos estados nacionales no son capaces de ilusionar a sus ciudadanos, los cuales vuelven la espalda a la nación para refugiarse en movimientos regionalistas.

Y los gobiernos nacionales, en lugar de dedicarse a plantear un proyecto político común, ilusionante y poderoso, se dedican a ceder ante el chantaje propuesto por los secesionistas. Se les da una serie de privilegios, los cuales nunca son suficientes. Y las naciones, aunque aparentemente siguen estando unidas, están más fragmentadas que nunca.

El caso de España es paradigmático. La decadencia política, la corrupción, la pérdida de soberanía y el despropósito a la hora de gobernar ha provocado que regiones como Cataluña y Euskadi (no son las únicas), estén dispuestas a separarse de España. Puede que quienes piden la independencia sean solo una minoría y que no se trate de un sentimiento generalizado, pero el hecho es significativo y muestra el fracaso del proyecto político de la España actual.

El gobierno central, después de haber vendido la nación a los lobbys y de haber perdido toda la soberanía, es incapaz de plantear la creación de ningún proyecto político viable. Lo único que puede hacer es inyectar dinero (un dinero que no tiene) a las regiones descontentas para comprar su silencio. Pero no se da cuenta de que así consigue todo lo contrario, entrar en una espiral, en una competición, donde cada región hace más ruido que la de al lado para conseguir más dinero. Y a lo largo de este proceso lleva a la ruina a los ciudadanos, que quedan endeudados para varias generaciones.

Dado que el Estado está en bancarrota y la deuda alcanzada esta en unos niveles disparatados, el Estado necesita alguien que financie este derroche. Y dado que los lobbys son los que ostentan la soberanía de la nación, son los ciudadanos sobre quienes recae la carga. Esto explica que, en una época de crisis como la que vivimos, todos los impuestos se hayan disparado, impuestos sobre el consumo, sobre la propiedad, sobre el trabajo y sobre las rentas, y que, además, se hayan multiplicado todo tipo de sanciones económicas.

La cuestión es saquear al ciudadano. Sea como sea.

El colectivo que más sufre este saqueo, aparte de todos los consumidores, trabajadores y pequeños empresarios en general, es el de los conductores. El caso es escandaloso. A día de hoy, cualquier conductor es un criminal en potencia. Cualquier infracción, por mínima e involuntaria que sea, acarrea una multa considerable. Cámaras y radares han sido instalados en los puntos de mayor afluencia de tráfico (no en los más peligrosos) y los límites de velocidad se han bajado hasta niveles ridículos bajo pretexto de “seguridad”. Además, las grandes ciudades en las que el aparcamiento es prácticamente imposible, saquean a los propietarios de coches con los tickets de la hora. Ante esta situación, tener coche se está convirtiendo en un artículo de lujo.

Aunque este caso sea la muestra de un saqueo flagrante, no es el más grave. Lo grave es que no se puede hacer nada contra la tiranía de este estado. Cualquier acto de protesta social lleva implícita una multa. Recientemente ocurrió el caso de un bombero que fue duramente sancionado por negarse a llevar a cabo el desahucio de una familia. Sin duda el gobierno esta más preocupado de obedecer al lobby bancario que de la supervivencia de sus ciudadanos.

Carmen desahuciada

Y el caso más bochornoso, el que demuestra la catadura moral de este sistema, fue el caso de Carmen, una mujer de 85 años que fue desahuciada la semana pasada. ¿Qué sistema es capaz de poner en la calle a una mujer en esas circunstancias? No debemos olvidar que esa generación, la de nuestros abuelos, es la que reconstruyó un país destrozado por la guerra. Esa generación sufrió numerosas calamidades y trabajó con la esperanza de darles un mañana mejor a sus hijos y nietos. Y lo consiguieron. Pero todo lo que consiguieron, se desvaneció con el sistema liberal.

En este sistema liberal, los ciudadanos son una amenaza. Cualquier ciudadano es enemigo del sistema. El sistema ha sabido promover el individualismo para eliminar cualquier conciencia social y sentimiento comunitario en las personas. Las personas, cada vez más, miran por salir adelante ellas mismas (lo cual cada vez es más difícil) y miran hacia otro lado ante los problemas de la gente de alrededor. Así ha conseguido que el enemigo no esté unido, sino disperso, y ganar sin oposición la guerra contra el ciudadano.

El Estado ha puesto en marcha guerra silenciosa y no va a parar hasta que seamos sus esclavos. Esclavos silenciosos, dedicados a trabajar de sol a sol por un mísero jornal y sin opción a protestar. O esclavos marginados, desempleados excluidos de la sociedad que no tendrán ni voz ni voto. Esclavos de cualquier manera. La situación es dramática.

¿Y tú qué harás? ¿Te rebelarás o te quedarás mirando cómo desaparece tu libertad?

Estado Contra Pueblo

Te ha parecido interesante?? Comparte!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s